lunes, 16 de agosto de 2010

La gente quiere paz

-Por Sinue Escolarte.

La Habana, 14 de agosto/ Entre otras cosas no aparecen políticos profundos en Cuba, con la suficiente personalidad y peso especifico para ser reconocidos, por causa de la continua descalificación a que son sometidos, por injustas medidas que los incluyen entre delincuentes comunes y por falta de confrontación publica que los haria visibles. Sin coro ni movilidad para desarrollarse y demostrar que lo son, no pueden surgir.

La exclusión, la condena a la sombra y el silencio es el destino de los opositores, demonizados para minimizarlos y que sean rechazados por la misma población a la que quieren ayudar a encontrar su libertad. No puede el régimen, enseñar la comparación que demostraría la diferencia en las conductas y las actitudes de ambos. Por eso no son aceptados ni conocidos.

Solo el discurso oficial se permite y es el responsable junto a la indiferencia creada, de la atrofia del pensamiento político extenso en la sociedad, para que los ciudadanos confundan la política, con la imposición y las frases de guerras.

Los así considerados por sus jefes, son ecos de los pronunciamientos exigidos por la coartada ideológica que sustenta el modelo y que utilizan como herramienta de transformacion emocional toxica.

No puede ser político el que destruye al que diverge o aplasta al que lo contradice. Por eso, Hugo Chavez tampoco lo es. La política es diversidad y debate positivo. En el socialismo, no existen politicos sino dictadores.

Entonces: ¿Qué es ser un político?

Los conceptos son variados, pero una definición sencilla y aproximada es la siguente.

La política es la metodología de como se debe gobernar o dirigir la acción del estado, en beneficio del pueblo que lo eligió y que los puede sustituir. El político, carece de poder, pero debe tener la mayor integridad espiritual y capacidad para entender el sentido de la existencia humana, actuando con prudencia y criterios lógicos, en función del bien común, permitiendo a los diversos grupos y a cada uno de sus integrantes, alcanzar su propia perfección en libertad.

Como se puede apreciar, en la retorica senil del compañero Fidel, copiada al pie de la letra por su hijo Hugo Chavez, quien grito al mundo que en Cuba y Venezueka hay un solo gobierno, 50 años de odio, ira, rencores y enfrentamiento, no es hacer política, pautada obligación de todo gobernante. Nunca hemos escuchado al Comandante hablar de entendimiento, reconciliación, amistad y comprension, ni con los antiguos amigos que modificaron sus ideas, ni con los que están en desacuerdo con nuestro especial socialismo. El pueblo esta cansado de tanta agresión e intranquilidad. La gente quiere paz.

Cualquier discurso o reflexión del nuevo profeta, se concentra en la critica ajena, defectos de otros, ataques de los que seremos victimas, o profecías sobre holocaustos. Las promesas incumplidas que engordan las enmohecidas esperanzas de una masa homogeneizada, lista para escuchar, obedecer y esperar la próxima consigna, completa lo que debemos admitir: ser cada vez mas antinorteamericanos y creer mas en el internacionalismo, manipulando e induciendo ideas de violencia y miedo paralizante sobre la muchedumbre, de quien teme una rebelión

Con esas manifestaciones transmite al exterior la imagen de preocupación propia de su titulo de “Hombre Mas Bueno Del Mundo”, con la que sueña pasar a la posteridad, garantizando, recibir alguna ayuda de países con mala reputación a los que apoya como Venezuela, Corea Del Norte e Irán.

Sus extensos pronunciamientos de ayer, inventos personales que suman miles, improvisaciones que son infinitas y sus intrigantes comentarios, nunca han aportado nada útil para el bien común de su pais. Solo pobreza, corrupción, incertidumbre, destrucción, enemistad y muerte, hemos recogido de su impositiva gestión. Ver la Cuba de hoy es comprobarlo.

En la medida que envejece sus proyecciones empeoran, deteriorándose junto a la isla que quisiera llevarse con el, haciéndose mas clara su “intensión política” de siempre: una insaciable utilizacion, disposición, uso y disfrute, del poder, concepto maligno que nos ha conducido a la miseria, la separación familiar, al destierro, las encarcelaciones, la laceración de la ética, la moral y, la deshumanización con perdida de valores e incremento sin limites de las emociones destructivas.

Quien ama de esa manera “la corona”, no ha gobernado. Nos ha tiranizado y, se ha convertido con el tiempo en lo que es hoy: un cruel asesino de las masas.
Share/Save/Bookmark

1 comentario:

  1. ¿Es que se puede hacer carrera política, en un país, donde usted expresa algo intrascendente y a los pocos días es encarcelado?
    Se puede hacer labor política, frente a una maquinaria propagandista que fabrica delincuentes, mercenarios, y cuantos descalificativos puedan existir, sin que la victima tenga derecho a una réplica publica.
    Cuba es la finca particular de los Castro y mientras estén vivos solo es posible expresarse desde la categoría de cimarrón.

    La paz se conquista con el filo del machete. (ese machete puede ser un blog, un criterio dado en el lugar preciso, expresarse en todos los sentidos sin miedo, no ejercer la doble moral para sobrevivir)es precisamente la guerra, la que hace posible la paz.

    ResponderEliminar