sábado, 29 de agosto de 2009

Juanes, Richardson y Hillary en la Muralla de Tortilla.

by -Frank Rodríguez-

Otro extranjero más se mete en el asunto cubano. En este caso el nuevo mexicano Bill Richardson nos tiene dos brillantes sugerencias: (1) dejemos al lado por el momento el asunto de liberar los presos políticos, (2) dejemos al lado el problema del embargo. Sin embargo, dejar al lado el tema de los cubanos a los que todos los cubanos les tenemos la mayor deuda de honor posible, no es posible. Qué fácil postergar la liberación de estos seres humanos inocentes. Que sigan en la cárcel, ese tema lo tocaremos más tarde. Si en el ínterin otro se nos muere o se nos pudre, ni modo.
Sr. Richardson, ni liberar a los presos ni liberar el embargo va a resolver el problema #1, y es que Fidel Castro sigue siendo el #1 del Partido Comunista y el #1 que debe irse.

Su meta #1 no debió ser reunirse con Juanes, como lo hizo. Bueno, con Juanes se debió reunir para hablar de la ayuda de EE.UU. a Colombia para que nunca lleguen a tener que cambiarle el nombre a una plaza en Bogotá a Plaza de la Revolución. Usted que iba a ser miembro de la Administración Obama, excepto que un escandalito se le interpuso, debe convencer al señor presidente de que ya Uribe no es tan malo como pensaba Obama hace siete escasos meses.

Le sugiero que tampoco nos dé opiniones sobre el concierto de Juanes. ¿Qué rayos tiene que ver EE.UU. con un concierto de un colombiano en un tercer país?

Usted, Sr. Richardson, también debe reunirse con Juanes sobre su próximo concierto, el que quiere dar entre El Paso, Texas y Ciudad Juárez, México. El próximo concierto no va a ser en Honduras, no, va a ser delante de la Muralla de Tortilla, pues para Juanes es alta prioridad resolver el problema de la paz entre su país, Richardson, EE.UU. y su madre patria, México. ¿A que usted, un diplomático tan experimentado, no sabía que no había paz entre su tierra natal y su tierra ancestral?

Pues bien, siguiendo la Doctrina del Juanete, Bill Richardson va a estar muy ocupado con el tema de la paz sin fronteras. Richardson es también fronterizo, siendo gobernador de Nuevo México, el Estado del Encanto y los demócratas quieren “fronteras abiertas”, que creo que es lo mismo que “paz sin fronteras”.

Es claro que hay una movida por normalizar las relaciones entre un anormal régimen castrense y el último y mejor bastión de la libertad, EE.UU. Está claro que Hillary Clinton, Bill Richardson y Juanes son parte de esta movida que no han tratado de ocultar demasiado.

Este nuevo trío, que no me sorprendería si se encarama en la tarima del próximo concierto en un puente sobre el río Bravo o río Grande, dependiendo de cómo se siente cada país, le va a pedir a los verdugos que no nos martiricen tanto. A los ladrones que no nos roben tanto. A los totalitarios que no nos amordacen tanto. A esto se le llama ser moderado.

El régimen militar Castro al Cuadrado está en bancarrota moral hace 50 años y en bancarrota financiera desde que escasean los chavitos de Chávez. El tema que Bill quiere resolver es que vayan los turistas americanos a llevar “bills” verdes, pues desde que el Castro I dijo que su “Revolución es verde como las palmas” el daltonismo se ha apoderado de la política. Obama hasta tiene un Zar Verde, el rojo Van Jones.

Y cuantos más Jones van a Cuba más “bills” puede pagar Castro II, para que pueda venir un Castro III. Esta dinastía merece el apoyo de EE.UU. por la estabilidad. Pero esta estabilidad me da bilis.

Bill Richardson piensa que es hora de que la gran democracia americana le saque las castañas del fuego a la Empresa Castro, Castro y Sucesores, S.A. Este hijo de Richard quiere ser el mediador entre los cubanos.

Supongo que comenzará un trasiego frecuente entre Miami y La Habana, pero no para visitar nuestros presos o sus familiares, como lo han hecho los diplomáticos europeos. No, Richardson se reunirá de nuevo con el vicecanciller Dagoberto Rodríguez, el mismo que protestó porque estos diplomáticos les llevaron una remesa a los familiares del preso Dr. Darsi Ferrer. ¿No están ustedes los de Obama a favor de las remesas? Ah, se me olvidaba que no podemos tratar el tema de las remesas si son a presos políticos, pues este tema ha quedado postergado.

En los años 50 había en Santiago de los Caballeros un monumento llamado “La Paz de Trujillo”. Sugiero que la Plaza Cívica, renombrada plaza por los aullidos de “Paredón” y re-nombrada Plaza de la Revolución, sea re-nombrada luego de este desconcertante concierto “La Paz de Juanes”. Después de todo, los tres artistas que más admira Juanes son: Pink Floyd, su “compañero” de tarima Silvio Rodríguez y el irlandés Bono, de U-2, ganador del “Premio Hombre de Paz”. Luego del rotundo éxito de Juanes en traer la paz entre Uribe y Chávez y Correa, no hay duda de que se merecerá el rotundo aplauso de la artista nuevo mexicana Niurka Marcos, que ya no queremos de cubana, quien estaría en primera fila tomando nota para dar una nota en el concierto de la Muralla de Tortilla entre su nuevo país y el Imperio.

Prefiero estar otros 50 años en el exilio que ser parte de la Paz de Juanes, la nueva Paz del Zanjón para la cual la única respuesta ética y moral es la Protesta de Baraguá y el Concierto por la Libertad de los artistas que lograron liberarse de esta esclavitud.

Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

  1. Que bien puesto esto de "la pared de la tortilla!!...me hizo reir.
    Todo es verdad. asi es...
    Bueno pase a visitarte y dejarte un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy buen post, señor Frank y Lori, pueden visitar JosanCaballero's Blog y revisar el artículo dedicado a esto mismo en él, sobre el Noveno Prix del Ron Havana Club en Cuba, junto a la coincidencia de la visita de Richardson hace poco a la Isla. Nada, que todo es sospechoso, y que son inocentes hasta tanto se demuestre lo contrario, sin embargo, CABE DUDA, sí señor. También te digo, Lori, que no has pasado a recoger tu Premio, otorgado el Día del Blog, pues hace rato que quería hacerte una distinción, cubana aguerrida, y ya pude hacerlo, así que te espero por allá, para que lo recojas y lo coloques en tu blog. Saludos y abrazos, Josán Caballero.

    ResponderEliminar