sábado, 26 de marzo de 2011

Ilegales en su propia tierra

Este reportaje que nos ofrece la Agencia de Prensa Libre Oriental (APLOPRESS) contiene las similitudes  del caso del joven tunecino que se inmoló frente al Palacio de Gobierno de Túnez a causa de los abusos y arbitrariedades a que era sometido  y que fuera la gota que "colmara el vaso" provocando el estallido social, del cual los países del Norte Africano no se han recuperado. 

Guillermo Espinosa Rodríguez
Periodista Independiente
gespinosa1966@Yahoo.es
Teléfono:
53-53736815

(Camión con la mudanza de Adrián Sánchez Ortega y  familia en el Punto de Control con destino a Santiago de Cuba)
Santiago de Cuba, 25 de marzo del 2011-(www.aplopress.com) Adrián Sánchez Ortega y su familia están viviendo la odisea de estar ilegales en su propia tierra, según las leyes cubanas. Desde finales del año 2006, después de haber sido sancionado bajo la figura de Indice de Peligrosidad Social Predelictiva a un año de prisión domiciliaria y trabajo correccional en la entidad de “Servicios Comunales” no ha podido radicarse en ningún lugar estable con su familia.
Aunque fue autorizado por el juez de ejecución a trasladarse a la capital, acompañado de su esposa e hija para establecerse de manera permanente en casa de su suegro, quien vive en Calle 3A # 6005 entre 60 y 62 - municipio Playa, Ciudad de la Habana, tuvo que realizar todos los trámites oficiales, pero jamás se le otorgó el permiso para residir de manera oficial en dicho hogar, mientras que a su esposa e hija si le conceden el status legal, al igual que a su hija menor Anet María Sánchez Guevara, quien nació el 14 de noviembre del año 2006 en esa dirección.
Sin embargo, el 23 de mayo del 2007  les llega una orden de Emplazamiento (Desalojo), porque según ellos, las autoridades correspondientes nunca reconocieron su estancia legal en la Habana.  Después de dos juicios administrativos, fallan en su contra y la Dirección Municipal de la Vivienda aprueba el desalojo el 9 de julio del 2007 y es ratificado el 24 de diciembre de ese mismo año, por la Dirección Provincial de la Vivienda.  A pesar de vivir en una propiedad familiar el 18 de septiembre del 2008 son desalojados por la fuerza, y acusados por daños a la propiedad por desmontar dos tejas de fibrocemento propias.

A partir de ese momento comenzaron como se dice a rodar, ya que no tenían donde vivir y tampoco el Estado le daba donde ubicarse hasta que lograron mudarse a una pequeña casa situada en calle 66 s/n entre 23 y 25, Buena Vista, Reparto Marianao, Ciudad de la Habana.
El 9 de abril del año 2009 en horas de la mañana son sometidos a un registro, su esposa es detenida y conducida junto con su niña más pequeña a la 5ta unidad de la Policía Nacional Revolucionaria de Playa, donde le fue impuesta una multada de 1500 pesos Moneda Nacional.
Dos días después,  el 11 de abril Adrián Sánchez Ortega fue citado a la misma unidad de la policía y multado con 100.00 pesos por estar alquilando una vivienda de manera ilegal. También se le dio un plazo de 72 horas para abandonar ese domicilio. La única salida que se le presentó fue trasladarse a un barrio marginal en Santa Fe en la propia Ciudad de la Habana, pero la permanencia en este sitio sólo duró 3 meses, el 30 de julio de ese mismo año 2009, en horas de la tarde, una rastra acompañada por un carro patrullero de la policía con dos oficiales, quienes los obligaron a  montar sus pertenencias en la rastra para ser deportados hacia  Santiago de Cuba, su ciudad de origen.
Al llegar a Santiago de Cuba, se ubicaron en un reducido espacio en la casa de mi suegra. Allí comenzaron a realizar algunos arreglos constructivos para mejorar las condiciones,  fundamentalmente para las dos niñas. Nuevamente la entidad de Vivienda del Poder Popular lo acosa y los multa dos veces, inicialmente con 300.00 pesos y luego con 400.00, sin darle la posibilidad de legalizar construcción y la propiedad de la casa.
A consecuencia de esto, el pasado 27 de febrero del 2011 tuvo que abandonar nuevamente esa casa y trasladarse con su familia a las afueras de la ciudad de Santiago de Cuba donde se encuentran de forma temporal, gracias a la generosidad de unas amistades.
Este proceder de las autoridades cubanas es una forma de de prosecución política y de sus derechos contemplados en la Carta Universal de los Derechos Humanos en la persona de Adrián Sánchez Ortega, por lo que su caso será evaluado y presentado dentro de una demanda del Municipio de Oposición de Santiago de Cuba a todas las instancias del Gobierno cubano, por la violación del derecho de todas las personas de vivir en cualquier parte de su país, sin restricciones algunas.

Share/Save/Bookmark

1 comentario:

  1. Es triste ese caso, andar con la familia acuestas de un lado para otro y que lo declaren ilegal en su propio pais. Despues los castro politiquean con los recursos del pais y regalan materiales de construccion a venezuela cuando los propios cubanos no tienen donde vivir, hasta cuando seguira el descaro en cuba.

    ResponderEliminar