miércoles, 13 de enero de 2010

La lenta muerte de Valdés Tamayo.

Escrito por Tania Quintero   
Martes 12 de Enero de 2010 15:36
Con el corazón lastimado, el opositor sufrió cárcel, desidia médica y actos de repudio ordenados por el gobierno.
miguelvaldestamayoLa primera víctima mortal del Grupo de los 75 acababa de cumplir 50 años, era negro y siempre vivió en Párraga, uno de los barrios habaneros más humildes.
Miguel Valdés Tamayo nació en La Habana el 20 de diciembre de 1956 y falleció en su ciudad natal el pasado 11 de enero. De oficio mecánico de televisión, estaba casado con Bárbara Elisa Collazo Portillo. Fue fundador y presidente del Movimiento Hermanos Fraternales por la Dignidad y miembro de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil en Cuba.
Poco antes de su detención, en marzo de 2003, había sufrido dos infartos. En el mes de abril fue condenado a 15 años de privación de libertad y enviado a la prisión de Kilo 8 —533 kilómetros al este de la capital. Catorce meses después, el 4 de junio de 2004, por sus graves problemas de salud, sería beneficiado con una licencia extrapenal.
Valdés Tamayo padecía de miocardiopatía hipertensiva dilatada. Cuatro veces tuvo que ser hospitalizado. La última vez, 21 días en la sala de terapia intensiva del hospital de reclusos de la prisión Combinado del Este, en La Habana, adonde lo trasladaron gracias a las continuas gestiones de su esposa.
Una semana después de su excarcelación, el 11 de junio de 2004, una tal Eva, de la gubernamental Federación de Mujeres Cubanas, le daría a Miguel un acto de repudio. A voz en cuello le gritó "gusano y mercenario del gobierno de Estados Unidos", y le lanzó una advertencia: no le permitirían vivir en el lugar.
Apenas había transcurrido un mes de este hecho cuando, el 3 de julio, otro sujeto siniestro del vecindario, conocido por El Coyote, entró al patio de la casa de Miguel y, delante de la ventana del cuarto donde éste se encontraba con su esposa, comenzó a insultarle con palabras obscenas. Miguel se paró en la ventana y le dijo: "Estoy en libertad condicional, me encuentro enfermo y no deseo tener problemas con nadie".
Al escuchar estas palabras, el agresor buscó un machete afilado y blandiéndolo espetó: "Yo no creo en guapos de prisión".
Si la sangre no llegó al río fue por la intervención de su esposa, su suegro y varios vecinos. Miguel y Bárbara decidieron mudarse para otra localidad, dentro del propio reparto: Calzada de San Agustín No. 691, entre San Miguel y Gustavo, Párraga, Arroyo Naranjo. Pero allí tampoco cesaron las provocaciones.
En octubre, dos meses antes de morir, fue detenido. Con anterioridad, Valdés Tamayo había responsabilizado al gobierno cubano por lo que le pudiera pasar y señaló que detrás de todo el hostigamiento hacia su persona estaba el Departamento de la Seguridad del Estado.
En los catorce meses que Miguel estuvo en Kilo 8 no dejó de denunciar las golpizas y continuas violaciones a los derechos humanos mediante informes —algunos publicados en internet—, o en las ocasiones que pudo burlar la censura y libremente escribir a su esposa.
En una de esas cartas dice: "Nos siguen violando la correspondencia postal, por lo que no nos llegan cartas de nuestros familiares. Nos las pierden, las desaparecen o retienen. Las pocas que nos permiten recibir nos las entregan abiertas".
En otra misiva testimonia las amenazas que reciben los presos políticos por parte de una banda de presos comunes que cumple órdenes de la dirección del penal a cambio de beneficios personales. También narra los intentos de suicidio y autoagresiones que a diario ocurren en Kilo 8 y en otras prisiones del país, debido a los malos tratos e infrahumanas condiciones de las cárceles.
El 19 de febrero de 2004, Miguel Valdés Tamayo informó a la opinión pública que el 17 de febrero, después de tres meses sin poder tener "pabellón" (vis a vis) con su esposa, a ella no le permitieron verlo y tuvo que recorrer de vuelta los más de 500 kilómetros que separan Camagüey de La Habana.
No había terminado de sacudirse el polvo del camino, cuando el 20 de febrero comunicaron a Bárbara que Miguel había sido ingresado en el hospital provincial Amalia Simoni. No lo pensó dos veces y decidió regresar. El viaje fue una verdadera odisea: por dificultades del transporte, demoró 24 horas. Finalmente, un sábado por la noche llegó a Camagüey. Al amanecer del domingo se encontraba a la entrada de la sala-carcelaria del hospital.
Tras muchos ruegos, un guardia le concedió diez minutos. Cuando entró, enseguida le vio, acostado en la cama número 33.
"Lo vi muy delgado. Él es de tez negra y estaba demasiado pálido. Me dijo que su corazón funcionaba mal y que no lo atendían como requería su padecimiento. Fue todo lo que pudimos hablar, porque a los pocos minutos vino el militar a buscarme. No sé si es peor la galera del penal o la habitación-celda del hospital".
Miguel siempre detalló a Bárbara su vida en la prisión: "Los medicamentos que me enviaste no me los han entregado. No me toman la presión arterial. Vivimos ocho reos en un cubículo de seis por tres metros de ancho, junto a un baño y un lavadero. El televisor está ubicado en un salón donde se congregan 88 personas, las disputas son reiteradas, especialmente si coinciden el béisbol y la telenovela. Sólo he recibido asistencia religiosa una vez. Engañan al padre de la iglesia, diciéndole que nosotros no queremos su presencia y a nosotros nos dicen que el padre no nos quiere visitar.
Existe un solo teléfono para 600 reclusos. La comida cotidiana es harina de maíz hervida, puré elaborado con alimentos desconocidos, caldos insípidos, potajes aguados con unos pocos frijoles y cuando hay controles en la jefatura de la prisión, nos dan carne en pequeñísimas raciones".
Miguel Valdés tenía derecho a una visita conyugal cada cinco meses y una familiar cada tres. El horario de sol se limitaba a una hora diaria, de lunes a viernes.
En una de sus misivas terminaba con una declaración de principios: "Mi camino es recto, firme, hasta la libertad del pueblo cubano. ¡Vivan los derechos humanos!".
Desde hacía año y medio, Valdés Tamayo y su esposa habían recibido visado para viajar como refugiados políticos a Holanda y Estados Unidos. Pero las autoridades cubanas no les concedieron el permiso de salida para ninguno de los dos países.
De haber tenido un tratamiento adecuado en Europa o Estados Unidos, probablemente hoy Miguel Valdés Tamayo estuviera vivo.
¡Descansa en paz, Miguel!

Tania Quintero
Publicado en www.cubaencuentro.com/17/01/2007 |

Share/Save/Bookmark

1 comentario:

  1. Lori.
    Otro crimen más de la dictadura que no va a quedar impune.

    ResponderEliminar