lunes, 22 de febrero de 2010

El cadáver sigue muriendo*

Cada día espero noticias de la isla. En cada una de ellas que recibo se esconde la esperanza de lo mejor que pudiera ocurrirle a los cubanos,  el colapso total del nazi-castrismo que sufrimos.Una nueva ansiedad se incorpora. Qué estará pasando con Orlando Zapata Tamayo? Como en conteo regresivo la vida se le escapa y la tiranía con su inmoral mutismo esconde su repulsivo rostro.
Por boca de Reina Luisa Tamayo, la madre, tenemos  retazos de noticias conciernentes a su estado de salud. Un cuartucho del Combinado del Este, sirve de sala intensiva a Orlando. Los médicos le dicen que Orlando le escucha sus palabras aunque no parezca que lo haga. Pero acaso los Castros cederán a la demanda de Orlando para que este abandone la trinchera de su cuerpo? Orlando Zapata Tamayo es el esclavo que renunció a seguir siendo esclavo. El reclama el respeto a sus derechos.  Los asesinos desconocen su lenguaje. Se escapa la vida del esclavo hacia la libertad.

* haciendo alusión a un poema de César Vallejo, poeta peruano.
Share/Save/Bookmark

1 comentario:

  1. La Patria tiene un astro nuevo: ¡ORLANDO ZAPATA TAMAYO ha muerto, para vivir su propia libertad!
    Debiera tener un astro nuevo,
    cuando cae en la patria un hombre
    que la defiende"
    JOSÉ MARTÍ
    Un hombre-astro, papalote dueño de su propia libertad
    Todos los cubanos hemos podido corroborar hoy que la vida y los anhelos nacionalistas de Orlando Zapata Tamayo fueron siempre de una vocación patriótica y una valentía impresionante, tanto como los del personaje Martino, en el drama indio "Patria y Libertad" (1877), de nuestro José Martí:
    Pues él, como el quetzal, al enjaularlo,
    muere en la jaula, de dolor y pena.
    Martino ansía la muerte una y mil veces
    a esclavo ser, sin patria ni bandera.
    De ese modo entregó su patriotismo Orlando Zapata Tamayo, en beneficio de la libertad de Cuba. Ni con la muerte pudieron doblegarlo los castristas, porque él prefirió morir como el quetzal, y entregar su alma a la vida eterna por la independencia de su isla, al igual que nuestro Martí, quien siempre consideró que "hay dos vidas, la que se arrastra, y la que se desea", por lo que, no cabe dudas de que Orlando Zapata deseó la única posible, para alcanzar la verdadera dignidad y expresión del ser humano, que es su libertad total. Remedando el mensaje de nuestro Apóstol, puedo decirles hoy que: Un hombre que cae por la patria nueva, como Orlando Zapata Tamayo, es un astro de su infinita libertad.

    Banderas a media asta en nuestros corazones, por Orlando Zapata Tamayo, un héroe de la infinita libertad de Cuba.

    José Antonio Gutiérrez Caballero
    Miami, 23 de febrero del 2010.

    ResponderEliminar